Etiquetas

martes, 17 de enero de 2012

Nada se pierde

No tan glamoroso como rico

Salpicón de Ave

En mi casa el salpicón formaba parte del menú semanal. Es un clásico plato de las casas que sabían aprovechar todo sin desperdiciar nada, regla principal culinaria que mi mamá me inculcó de chica.
Obviamente este plato nace de la necesidad, o del contexto de la poca abundancia. Tirar comida era igual a una mala palabra y para mi, lo sigue siendo. Quizá tenga más posibilidades, la oportunidad de adquirir nuevos productos pero esta costumbre sigue en mi.
Además porque así aprendí a cocinar con “lo que hay en casa” enriqueciendo la creatividad y el ingenio, herramientas que en la cocina son fundamentales.

Confieso que solía protestar al enterarme que había de comer Salpicón, pero agradezco a mi madre la insistencia, porque aprendí a quererlo y a adoptarlo.




Claramente no tiene una receta fija, está en ustedes.

Hoy les muestro uno que hice hace unas semanas, con pavita que sobró de la mesa del 31. Pueden usar cualquier carne, preparada al horno o a la parrilla (altamente recomendable) pero recuerden que si la carne, en un principio no estaba rica, el salpicón no la va a hacer sabrosa. En cambio si estaba muy rica, al otro día, más con un poco de frío, va a estar genial. La clave está en saber elegir verduras y acompañamientos que realcen su sabor.

Entonces, a lo nuestro

Pavita desmechada,
Ají amarillo y cebolla rehogados previamente que le otorgan un  sabor más pronunciado, realzando el de la carne.
Tomate que le da frescura
Huevo en cuartos, no demasiado cocido, le da la untuosidad perfecta.
Condimenté con una vinagreta de aceto y oliva y perejil picado.

Nada se pierde, todo se transforma

Besos

Jochi

7 comentarios:

  1. Me ancanta!!! Yo tmb hago lo mismo cuando sobra algo de carne del dia anterior, y con una mayonesa de palta mmmm ni te cuento!!!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Sabio consejo, nada bueno puede salir de lo que originalmente no lo era, verdad? Con materia prima de calidad y buena preparación, el efecto "reciclado" potencia los sabores. genial tu plato, nada se tira, todo se transforma!
    Besitos, Joch:>

    ResponderEliminar
  3. me encanta! en mi casa también era un clásico... y de más grande le comencé a llamar TORRES DE CHENOA (RESTOS DE ANOCHE)...
    mi abuela lo abusaba de mayonesa, así que ahora cada vez q hago lo dejo a elección del comensal porque no me copa comer mucha mayonesa porque sí...

    besos!

    ResponderEliminar
  4. En mi casa era igual, nada de tirar comida. Pero el salpicon lo hacian mas tipo ensalada, con lechuga, tomate, huevo. Igual me encantaba que sobre pollo para comer mi plato preferido: Revuelto Gramajo, ya sabia que si un dia comiamos pollo al otro se comia eso!
    Que bueno bici fija en el balcon, igual te digo que no es imposible llegar a Tigre, si puedo hacerlo yo lo puede hacer cualquiera!
    Besos,
    Lau

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el salpicón! Es una comida muy de verano!!!

    ResponderEliminar
  6. QUE LINDO EL NUEVO LOOK DEL BLOG, Tipografia y fondo!!!!! y como siempre, el mejor contenido!
    Ahh, una pregunta: donde puedo conseguir black beans?

    ResponderEliminar
  7. Gabi: qué rici palta!
    Pato: yo también trato de usar menos mayo. Tu nombre es genial
    Vir: Gracias! black beans en las dietéticas venden, también en varios super mercados. Sino, barrio chino

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...